Lunes 20 de Agosto de 2018

El camporista Nardini comienza a olvidar a Cristina

Encabezó junto a sus pares de Merlo y Navarro  un encuentro con el senador Miguel Ángel Pichetto  que fue definido por los protagonistas como una instancia para “imaginar la Argentina que viene”. El intendente de Malvinas Argentinas es uno de los que lidera a los díscolos, mientras sus pares de la Tercera quedan pegados a Cristina.

 

La foto que perpetuó el encuentro entre el jefe de bloque de senadores peronistas, Miguel Ángel Pichetto y los intendentes del PJ, Gustavo Menéndez (Merlo), Santiago Maggiotti (Navarro) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) fue el puntapié que dio paso a una nueva grieta dentro del peronismo que comienza a separar díscolos de cristinistas.

Que el encuentro se diera con el senador que semanas atrás negó que exista la posibilidad de  compartir bloque con Cristina Fernández previendo su ingreso al Senado a partir de diciembre, despertó la incomodidad de los jefes comunales más fieles a la candidata de Unidad Ciudadana.

El encuentro definido por los protagonistas como una instancia para “imaginar la Argentina que viene” resultó un anticipo de la disputa de poder que se dará en el seno del peronismo de cara al 2019. Y es que Menéndez y Nardini realizan un "trabajo fino, distrito por distrito" en la Primera Sección para "reconstruir" al peronismo. En ese marco, armaron un esquema fuerte de intendentes y dirigentes peronistas "sin tierra", que choca de modo directo con sus pares de la Tercera, que quedaron más desarmados, todos bajo el ala de Cristina y con una presencia más marcada de La Cámpora.

La grieta entre los alineados y los díscolos llega al punto de la incomunicación entre los jefes comunales de la Primera y la Tercera sección, según confirmó uno de ellos tras agregar que sólo “hay charlas cordiales "sobre la campaña"; acaso las únicas posibles dado el clima de elevada susceptibilidad que se maneja.

Mientras desde entorno de los intendentes que ayer participaron de la reunión con Pichetto, manifestaron que la foto fue "un aviso" de que ellos están dispuestos a hablar con todos.

Habrá que ver si la buena disposición del intendente Nardini no cambia los planes de Cristina sobre la visita prevista al distrito de Malvinas Argentinas  en los próximos días.

 

Un peronismo sin CFK

El respaldo a Cristina Fernández tiene para muchos intendentes una clara fecha de vencimiento. Saben que es estas elecciones la necesitan para fortalecer  la representación legislativa en los Concejos Deliberantes, pero también que la candidata tiene un techo que no llega al 2019. En esa línea descartan que su figura sea la que represente al peronismo como una opción para recuperar la gobernación de la provincia de Buenos Aires o la presidencia de  la Nación en dos años.

Los planes incluyen un regreso al peronismo clásico y muy alejado de La Cámpora. "Si Cristina no es candidata en 2019, ¿cuánto vale que le levante la mano a su candidato?", dijeron desde el entorno de uno de los intendentes, ya sin ocultar que comenzarán a cuestionar la conducción de la ex Presidenta después de octubre.