Sábado 20 de Octubre de 2018

Pese al guiño de CFK, los intendentes apuran la unidad post octubre

Les preocupa la renovación del peronismo después de las elecciones cuando la imagen de la ex mandataria comience a decaer en términos de convocatoria.  Respaldo con concesiones de parte de jefes comunales  que no quieren que “el 2019 les quede lejos”.

El relanzamiento de la campaña de cara a las elecciones de octubre se realizó este domingo en el Parque Municipal de Florencio Varela. Allí,  la candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner  fue la principal oradora de un acto que repasó principalmente los “desaciertos” de las políticas económicas encaradas por el actual Gobierno con una fuerte impronta en la advertencia de lo que vendrá. En esa línea la ex mandataria pidió el apoyo a la lista de Unidad Ciudadana  para poner un freno a los planes de flexibilización laboral, aumento de tarifas y endeudamiento del Estado por parte de Cambiemos.

El espacio elegido para dirigirse a la militancia no fue casual. Que sea, nuevamente, en el Conurbano y en especial en la Tercera Sección electoral, cubre de guiños políticos al hecho. Para muchos el más significativo se lo levaron los intendentes en su conjunto, quienes desde temprano se mostraron unidos en la previa del acto que comenzó pasadas las 15.  

Del acto participaron los intendentes Walter Festa (Moreno), Gustavo Menéndez (Merlo), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Marisa Fassi (Cañuelas), Juan Pablo De Jesús (La Costa), Francisco Durañona (Areco), Mario Secco (Ensenada), Fernando Gray (Echeverría), Aníbal Regueiro (Presidente Perón), Mariano Cascallares (Brown), Ariel Sujarchuck (Escobar) y Alberto Descalzo (Ituzaingó) y legisladores provinciales y nacionales de La Campora y el peronismo.

En otra línea la elección de una comuna en la que desde 1992 comanda el peronismo representó un aval para el intendente Julio Pereyra, quien se presenta ahora como candidato a diputado provincial por la Tercera sección.  El apoyo no había resultado tal en la previa a las PASO cuando Máximo Kirchner bajó al territorio pero para respaldar al concejal Héctor Salatino quien jugó la interna por Nuevo Encuentro pero con el apoyo de La Cámpora.

El respaldo a Cristina por parte de los intendentes peronistas del conurbano, pudo advertirse claramente con asistencia perfecta y la movilización de militantes que arribaron de a cientos desde las distintas comunas.  El aporte fue claramente la vuelta a los símbolos del peronismo que en los actos anteriores se mantuvieron relegados con la ausencia de banderas, bombos y choripán.  

Pero la realidad de fondo es otro. Los jefes comunales, o una amplia mayoría mantienen un pie afuera del círculo de confianza que deposita todas las esperanzas en la figura de Cristina. Su máxima expresión se da puertas adentro donde muchos discuten y apuran la necesidad de alcanzar la unidad del partido después del 22 octubre cuando la figura de la ex presidenta comience a ser cada  vez menos convocante.

La manifestación más clara de esa posición fue la que dejó entrever la semana pasada el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, al opinar en redes sociales que Cristina Kirchner ganó pero deben lograr ser "muchos más", en un guiño a dirigentes hoy alejados del espacio para que logren acelerar un proceso de unidad después de octubre.

Pese a que Cristina terminó siendo la candidata, nunca terminó de cesar la tensión de los intendentes con La Cámpora. De hecho, las luchas  por evitar que en la Primera Sección la agrupación de Máximo les copara las listas de legisladores provinciales fue intensa; no corrió la misma suerte la Tercera, donde sí les impusieron nombres en el armado.

Ya con la mirada puesta en 2019, muchas insisten en la necesidad de abrir las puertas a dirigentes que se alejaron justamente por sus diferencias con la ex Presidenta y abrir de esa manera las puertas hacia una convocatoria de “unidad amplia” para que el 2019 “no quede tan lejos”, según los jefes comunales.