Lunes 26 de Octubre de 2020

Camaño presentó un rechazo al NODIO: “Se deben poder escuchar todas las voces”

El proyecto de la diputada de Consenso Federal insta al Gobierno en dar marcha atrás con el observatorio de medios de comunicación, sosteniendo que “los controles pertenecen a países no democráticos”.

La diputada nacional de Consenso Federal Graciela Camaño prensentó este martes un proyecto de resolución en rechazo al “Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales”, denominado NODIO, que fue puesto en funciones por el Gobierno bajo la órbita de la Defensoría del Público.

“En un país democrático se deben poder escuchar todas las voces, aún aquellas en las que no creo o con las que no estoy de acuerdo, los controles pertenecen a países no democráticos, se debe enmendar esta acción inmediatamente”, manifestó Camaño al presentar su iniciativa.

Según sostiene la legisladora, la creación de este organismo “transgrede abiertamente el derecho de libertad de expresión y opinión sin censura previa consagrados en la Constitución Nacional y en los Convenios Internacionales con jerarquía constitucional en la República Argentina”. Por ello, exhorta al presidente Alberto Fernández “a dejar sin efecto y abandonar la iniciativa señalada”.

Entre sus fundamentos, el proyecto de Camaño sostiene que “no cabe duda alguna de que el Estado y sus ciudadanos no pueden permitir que se ejerza un ‘Comisariato’ en la materia, ni legitimar tipo alguno de vigilancia o verificación sobre la información y la opinión, mucho menos desde el Gobierno, sus poderes o cualquiera de sus estructuras. No hay ni puede existir o haber un ‘Ministerio de la Verdad’”.

“A más de ilegítimo y absurdo, resulta una paradoja su emplazamiento en el ámbito de la Defensoría del Público, cuya misión pasa precisamente por lo contrario, que es garantizar la pluralidad de voces y la libertad de todas las opiniones que lleguen a las audiencias, y no por la de restringir, calificar ni censurar las opiniones para decidir cuál es verdadera o falsa. Nadie debe ni puede decidir qué información llega a los ciudadanos”, señala el expediente, en el cual la diputada coincide con ADEPA, en el sentido que “monitorear el pensamiento no favorece la libertad de expresión”.

Proyecto de Resolución