Miércoles 28 de Octubre de 2020

Clases presenciales en Provincia: 21 distritos retornan a las aulas el 26 de octubre

Lo confirmó hoy el Gobierno bonaerense. Será con protocolos estrictos y grupos reducidos. En otros tres distritos el regreso está sujeto a “los resultados que arroje el monitoreo de los indicadores epidemiológicos”.

El Gobierno provincial de Axel Kicillof informó hoy que unos 21 distritos bonaerenses comenzarán a transitar el regreso a las aulas a partir del 26 de octubre, mientras que otros tres avanzarán con actividades de capacitación y organización de las escuelas de cara a la vuelta.

Los municipios que iniciarán el retorno a las clases presenciales serán Daireaux, Bragado, Tres Lomas, Lobos, Lezama, Salliqueló, Alberti, General Lavalle, Adolfo Alsina, Monte Hermoso, 9 de Julio, Puan, 25 de Mayo, Guaminí, Monte, General Lamadrid, Rauch, Florentino Ameghino, Carlos Tejedor, González Chaves y Chascomús. 

Allí, en los distritos que fueron evaluados como de “bajo riesgo epidemiológico”, se fijó el 26 de este mes como fecha para comenzar con un “progresivo regreso de los primeros grupos de estudiantes a las aulas”.

En el marco del retorno, Provincia avisó que realizará todas las semanas una “evaluación de riesgo epidemiológico” que incluye “la intensidad de la transmisión” y la “respuesta del sistema de salud desde una perspectiva regional”. “Es una herramienta que nos permite encarar esta nueva etapa con prudencia, responsabilidad y mayor seguridad, ya que, al evaluar lo que sucede en cada momento, podemos tomar la decisión de continuar con el regreso progresivo a la escuela y, en caso de ser necesario, suspender o posponer”, explicó la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila”

Además, en estas semanas previas se trabajará en la “preparación, capacitación y organización de todo el sistema educativo a nivel distrital para la adecuación de los establecimientos a lo que implica el protocolo”.

Por otro lado, en los distritos de Chivilcoy, Tordillo y Saavedra “se inician las actividades de capacitación y de organización en las escuelas, aunque la fecha de regreso a las clases presenciales no está definida, sino que queda sujeta a los resultados que arroje el monitoreo de los indicadores epidemiológicos”.

La aplicación del “Plan Jurisdiccional de la provincia de Buenos Aires para el regreso seguro a las clases presenciales” prevé la convocatoria por parte de cada inspector jefe distrital “a una reunión preparatoria en el ámbito de la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD)”.

“En cada establecimiento educativo se verificará las condiciones de infraestructura necesarias y la provisión de los elementos de higiene, desinfección y protección por parte del Consejo Escolar y los equipos de conducción y, se reforzarán las tareas de limpieza y desinfección según los protocolos. Asimismo, se realizará un encuentro de capacitación sobre los protocolos para los equipos directivos, docentes y auxiliares. Dicha capacitación podrá ser no presencial”, detallaron desde Provincia.

Y agregaron: “La semana del 19 de octubre, las y los trabajadores de la educación concurrirán a las escuelas para adecuar los planes institucionales de cada establecimiento educativo conforme a lo establecido por los protocolos, comunicar a estudiantes y familias las pautas para un regreso seguro a las clases presenciales y convocar a las y los primeros grupos de estudiantes”.

Más allá de estos anuncios, el Gobierno provincial continuará con “las acciones de continuidad pedagógica no presencial”, que incluye la entrega de módulos alimentarios del Servicio Alimentario Escolar, la ejecución de obras de infraestructura escolar, la entrega y devolución de cuadernillos y las instancias de orientación a las familias y a estudiantes. Además, comenzará la implementación del Programa de Acompañamiento a las Trayectorias y la Revinculación (ATR), en el que docentes suplentes y en formación irán al encuentro domiciliario de estudiantes.

Desde la cartera educativa insistieron en que “el regreso a clases presenciales se realizará de manera progresiva y en etapas” y en que primero serán convocados quienes no sostuvieron “un vínculo cotidiano” con la escuela o “tuvieron una baja o nula participación en las propuestas pedagógicas”. “Dentro de este grupo, quienes estén cursando el último año de cada nivel tendrán clases presenciales tres veces por semana y los demás años, tendrán un encuentro presencial por semana”, señalaron.

Los encuentros presenciales durarán noventa minutos, sin recreo. “Los horarios de ingreso y egreso de la escuela se organizarán en forma escalonada y los bloques de clases de las distintas secciones serán en horarios distintos, de modo que cohabiten la escuela en forma simultánea la menor cantidad de personas posible”, indicaron desde el Gobierno.

Asimismo, explicaron que “cada escuela organizará la división de los años y secciones de cada nivel en tantos subgrupos de estudiantes como sea necesario hasta cubrir el cumplimiento del distanciamiento prescripto por la autoridad sanitaria (2 metros en espacios comunes y 1.5 metros en el aula, entre estudiantes y a 2 metros de distancia del docente a cargo del curso), con un máximo de diez estudiantes por salón”.

Tal como ya se había adelantado, el plan será mixto. O sea, que incluirá tareas pedagógicas por fuera de los establecimientos. “El tiempo de trabajo presencial y no presencial se organizará respetando la jornada laboral de cada puesto de trabajo”, detallaron desde Educación.

En cuanto a los cuidados, “para ingresar a la escuela, las y los trabajadores deben tener vigente el permiso de la aplicación Cuidar, mientras que el estudiantado debe llevar, en su cuaderno o carpeta, una Declaración Jurada firmada por la persona adulta responsable en la que deje constancia de que se encuentra en condiciones de asistir”. Asimismo, “al ingreso se tomará la temperatura corporal, que debe ser como máximo de 37.4° C”.

Además, el Plan prevé que los estudiantes saniticen sus mochilas antes de salir de sus casas y luego las dejen fuera del aula, y que se higienicen las manos “al menos cada 90 minutos y al manipular objetos”. También habla de evitar compartir útiles, comidas y bebidas; como también el contacto físico.

“Debemos ser muy responsables para preservar lo que logramos y fortalecerlo con encuentros presenciales que siempre pongan en primer lugar el cuidado de la vida y de la salud”, agregó Vila.