Sábado 27 de Febrero de 2021

Diego Molea será el nuevo presidente del Consejo de la Magistratura

El lomense rector de la UNLZ, alineado con el Frente de Todos, fue elegido por unanimidad para estar al frente del organismo. Además, el juez Recondo estará al frente de Disciplina y Acusación; y Graciela Camaño seguirá en la selección de jueces.

Este jueves se eligieron las autoridades del Consejo de la Magistratura de la Nación para el 2021, luego de una negociación tensa pero que llegó a un acuerdo por unanimidad entre el oficialismo y la oposición. El presidente será Diego Molea, representante en el organismo de las universidades nacionales y aliado al Gobierno nacional. La vicepresidencia fue para el juez Alberto Lugones, presidente saliente y también integrante del bloque oficialista.

La oposición se quedó con dos comisiones. La más importante es la de Disciplina y Acusación que será presidida por el juez Ricardo Recondo y la de Administración y Financiera por Diego Marias, un abogado del PRO. En la Comisión de Selección fue reelegida la diputada peronista Graciela Camaño y en la de Reglamentación la diputada del Frente de Todos Vanesa Siley.

El acuerdo se trabajó todo el día de ayer y esta mañana. Con la rosca resuelta los 13 integrantes del Consejo llegaron al plenario virtual convocado para las 11 horas. “Voy a hacer una propuesta que alcanzó los acuerdos necesarios”, planteó Gerónimo Ustarroz, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo, al inicio del plenario, y enumeró las presidencias y las integraciones de las comisiones. Fue aprobado por unanimidad de los 12 consejeros presentes. No estuvo el senador del Frente de Todos Mariano Recalde.

“Es un honor asumir esta responsabilidad. Ofrezco mucho trabajo a diario y esfuerzo. Es un momento donde voy a brindar lo mejor de mí y buscar un diálogo honesto entre todos los consejeros y consejeras para que podemos seguir trabajando de la misma manera que lo venimos haciendo”, dijo Molea, rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, tras ser elegido. Le agradeció “a los compañeros que piensan parecido y a los que no” y especialmente a Ustarroz “por haber sido el hacedor de este consenso”.

La negociación política se definió esta mañana. El oficialismo aceptó que la Comisión de Disciplina y Acusación quede al frente de la oposición, que había pedido dos de las tres comisiones importantes del organismo. El nombre de Recondo fue el de consenso ante el rechazo para que a cargo del diputado del PRO Pablo Tonelli o la senadora radical Silvia Giacoppo. Si bien Recondo es un aliado de la oposición en el oficialismo destacan su diálogo con todos los sectores y que tiene buena relación con con Eduardo “Wado” de Pedro, ministro del Interior de la Nación y uno de los hombres del gobierno de Alberto Fernández con mejor llegada a la justicia. Recondo y de Pedro fueron compañeros en el Consejo en 2014. En la vicepresidencia de Disciplina y Acusación estará la senadora del Frente de Todos María Inés Pilatti Vergara.

La segunda comisión que presidirá la oposición será la de Administración y Financiera. Al frente estará Marias, un abogado que asumió en el Consejo el año pasado. Marias responde al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y al vice, Diego Santilli, y es una de las cartas en la justicia para la carrera presidencial de ese sector. El vice de Marías será Siley.

En Selección fue reelecta Camaño. Tiene el aval de todos los sectores del Consejo por su trabajo el año pasado. Camaño es una figura clave en el organismo. Con la paridad de 6 votos a 6 entre oficialismo y oposición, la diputada peronista es la carta preciada en todas las negociaciones. En las definiciones clave que tuvo el Consejo de año pasado -como los traslados de jueces- votó con los representantes del gobierno. El vicepresidente de Selección será el juez Juan Manuel Culotta.

En la comisión de Reglamentación seguirá como presidenta Siley y como vice fue elegido el abogado Carlos Matterson. Estar al frente de una comisión del Consejo implica tener el poder de la agenda y voto doble en cada de desempate. Pero en las comisiones no se define ningún tema. Todo termina en el plenario del cuerpo en donde para enviar a juicio político por mal desempeño a un juez o para aprobar una terna de magistrados se necesitan nueve votos, un número que ningún sector alcanza por sí solo. Se necesitan acuerdos políticos que serán más complejos que al que ambos sectores llegaron hoy para elegir a las autoridades.