Miércoles 16 de Junio de 2021

En Azul apoyaron a Almeyda: “Los municipios también queremos poder comprar”

El ex futbolista y actual DT había afirmado que quería pagar todas las vacunas para el distrito sin importar el costo, luego de haber perdido a su padre por el coronavirus. Desde el Municipio que conduce Hernán Bertellys salieron a bancarlo.

Gran polémica se armó luego de las declaraciones de Matías Almeyda, quien señaló que tras la muerte de su padre por Covid, intentó comprar vacunas para todos los habitantes de Azul. No lo consiguió. Y la razón, según el ex jugador de la Selección, tuvo que ver con la no autorización de un dirigente político.

¿Vacunas para los adolescentes de Azul y para los viejos del pueblo de al lado, no? Preguntas como estas inundaron las redes en el día de ayer; destacando la actitud "egoísta" del técnico del San José de Estados Unidos. Por supuesto, muchísima gente hizo hincapié en el "gran gesto" del Pelado para con su gente.

En la última de las veredas se paró el Municipio, conducido por Hernán Bertellys (JxC). El encargado de salir a bancar a uno de los hijos pródigos de la Ciudad Cervantina fue el Jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra, que vale aclarar, es esposo de la senadora provincial Lucrecia Egger.

"Matías Almeyda es puro corazón, no nos sorprende lo que quiso hacer de comprar vacunas para el municipio. Axel Kicillof presentó un proyecto para poder conseguir vacunas como Gobierno provincial. Los municipios también queremos poder comprar", afirmó en declaraciones televisiva el dirigente peronista.

"Quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza. Tenía todos los contactos para llevar las vacunas pero lamentablemente no se pudo”, afirmaba Almeyda ayer en declaraciones a la prensa.

Según comentó el ex mediocampista millonario, cuando habló con "este político" le dijo que "no se podía porque es un tema que lo manejan los estados".

"No se puede a nivel privado hacer estas cosas. Es una lástima porque hay mucha gente que estaría dispuesta a invertir dinero para ayudar a la población. El sistema está hecho así, lo maneja el Gobierno. El día que se abra un poco todo esto, va a haber mucha gente que querrá colaborar, pero también va a haber mucho negocio. Es difícil y entendible. Una lástima”.

"Azul tiene 55 mil habitantes y solo dos respiradores artificiales. Mi papá se murió y se podría haber evitado como también la muerte de mucha gente. ¿Cómo no voy a tener bronca? No culpo a la política del municipio ni al hospital, culpo al sistema que tenemos hace años que es un desastre. Creo que estamos distribuyendo los impuestos muy mal”, cerró.