Viernes 06 de Diciembre de 2019

Gray minimizó las amenazas contra Vidal y desde el oficialismo lo repudiaron

Funcionarios del Ejecutivo bonaerense cruzaron al presidente del PJ provincial luego de que éste relativizara las agresiones a la gobernadora.

El intendente de Esteban Echeverría y presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, minimizó las amenazas recibidas por la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y fue duramente cuestionado por el oficialismo.

“A nosotros también nos tirotean y nos pasan cosas, a estos les dejan un cosito así (refiriéndose a un casquillo de bala) y andan llorando por todos los canales", dijo el titular del PJ bonaerense en una entrevista televisiva.

Al referirse al hecho de que la gobernadora, a raíz de esas amenazas, vive en una base militar, Gray opinó: "Que viva donde quiera. Yo no lo haría y me parece que tendría que vivir en la sede del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, porque el gobernador tiene una sede y una residencia oficial en La Plata".

Desde el oficialismo, el ministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, recogió el guante y apuntó que "es muy fácil juzgar a la gobernadora desde un barrio privado", en referencia a donde reside Gray. "Pero no estamos hablando sólo de la seguridad de Maria Eugenia Vidal, sino también de la de sus hijos. Muchos de los que dicen que están cerca de los vecinos jamás le resolvieron sus problemas y Vidal desde una base militar está cambiando la Provincia", afirmó.

En tanto, Gustavo Ferrari, ministro de Justicia de la Provincia, expuso que "combatir todas las mafias de la provincia, depurando y sancionando a la mala policía y malos penitenciarios, persiguiendo el juego ilegal, permitiendo que actúe con libertad la Justicia para encarcelar jueces y sindicalistas corruptos tiene costos y consecuencias que quizás muchos no conocen porque no están acostumbrados a asumir esos riesgos".

Por su parte, el subsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia, Alex Campbell, también repudió las declaraciones de Gray: "Sus afirmaciones naturalizan una maquinaria de violencia que los bonaerenses no queremos más".