Viernes 25 de Septiembre de 2020

Hallan objeto personal de Facundo Castro en la comisaría de Origone

Se trata de una sandía de madera que le había regalado a su abuela. Yatel, el perro adiestrado con la muestra de olor del joven desaparecido la identificó tres veces en el operativo desplegado por la Policía Federal. “Esa gente me va a tener que devolver a mi hijo”, afirmó Cristina Castro. También se pidieron muestras de la sangre hallada en las paredes del calabazo donde apareció el nuevo objeto de prueba.

Cristina Castro siguió desde afuera el operativo desplegado este viernes por la Policía Federal y la Fiscalía en una de las locaciones de la Comisaría de Teniente Origone en el marco de la investigación que intenta dar con el paradero de Facundo Astudillo Castro, el joven desaparecido hace tres meses entre Pedro Luro y Bahía Blanca.

El operativo dio positivo cuando Yatel, el perro adiestrado por Marcos Herrera identificó el objeto en un antiguo calabozo de la comisaría de Origone “donde se descarta basura“. Allí el perro identificó una bolsa con basura en estado de putrefacción, entre los cuales se hallaba el objeto. “Yo esperé afuera, y cuando terminaron el operativo le pregunté al comisario Pérez, que está a cargo de la investigación, qué es lo que encontraron, me señaló la bolsa de basura y me dijo que el perro lo encontró tres veces”, dijo la madre en diálogo con radio La Vanguardia.

“Esa sandía se la regaló mi mamá hace más de doce años. Mi otro hijo tiene una igual, le mandé la foto a los abogados y a Pérez de la Policía Federal. Facundo lo tenía siempre con él, es un regalo de mi mamá de hace muchísimos años”, añadió.

La madre de Astudillo Castro también informó que además del objeto se hallaron en las paredes del lugar “muchas manchas hemáticas”: “Hemos pedido a la Policía Federal que rocíe luminol, porque esas manchas de sangre no son tan viejas”, dijo. Al tiempo que apuntó contra los policías del lugar: “Él viajó con eso a Rauch a Neuquén, siempre lo tenía en la mochila. Era como llevar su abuela encima. Lo habrán descartado porque pensaron que era una estupidez. Ahora que esté en la comisaría y esa gente me siga diciendo que lo pararon en la ruta, nos les creo nada, me van a tener que entregar a mi hijo”.

Por otra parte, a fiscalía federal de Santiago Ulpiano Martínez informó de un allanamiento previo realizado al destacamento de Teniente Origone, donde se secuestró un teléfono celular utilizado por los policías y el libro de guardias y novedades con el objetivo de analizar si fue manipulado.

Desde el Ministerio de Seguridad indicaron, además, que no todos los vehículos policiales eran monitoreados por su sistema de localización, sino que “existían patrulleros identificables municipales con dispositivos AVL, que eran monitoreados desde otro usuario al que no poseían acceso y que esos móviles no figuraban en el listado de la Flota Automotriz Ministerial”.

En tanto, Cristina Castro se refirió al resultado de las pruebas obtenidas: “Entendemos que los tiempos de la Justicia no son los nuestros, nos hubiera gustado que ese mismo día se hubieran levantado esas muestras de sangre, pero yo se que estamos muy cerca de saber la verdad”.