Martes 22 de Octubre de 2019

Insaurralde dudó sobre el robo a un juez de la Corte frente a su casa

Con la imagen aún vapuleada  por la ola de hechos de inseguridad, el intendente Martín Insaurralde volvió al centro de la escena mediática.  Fue al manifestarse en referencia al robo ocurrido en la casa juez de la Suprema Corte provincial Héctor Negri, justo frente a la suya, el viernes por la noche. El hecho, que tuvo lugar mientras jugaba el club Banfield, se suma a una serie de delitos resonantes perpetrados en esa localidad, aunque en esta oportunidad el jefe comunal se permitió poner un manto de duda sobre el hecho.

“Venimos de una serie de hechos muy fuertes, y en este caso, entraron cuando jugaba Banfield, cuando había una gran cantidad de policías afectados a ese partido”, sugirió Insaurralde en diálogo con Todo Noticias. El partido, frente a Rosario Central, se disputaba en el estadio Florencio Sola, situado en Peña y Arenales, a veinte cuadras de la casa del magistrado.

Deseoso por alcanzar un salvavidas que lo aleje del centro de la opinión pública volvió a colocar la figura de la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri como las responsables de dotar de seguridad las calles. En esa línea sostuvo:  “He querido hablar tanto con la gobernadora como con el presidente, estoy esperando que me devuelvan la comunicación”, comentó.

Luego, se quejó del gobierno bonaerense al precisar que los “127 efectivos que iban a venir” a reforzar la seguridad en el distrito de Lomas de Zamora, nunca llegaron, aunque resaltó que destinaron agentes de la Policía local para cubrir esa tarea.

“Nos estamos rompiendo el alma de lunes a lunes”, remarcó Insaurralde, e insistió en que “es raro” el asalto denunciado por Negri, quien no se encontraba en su casa, situada frente a la vivienda del intendente, donde un grupo de delincuentes forzó la entrada. Todavía no fue capturado ningún sospechoso.

En los últimos días se vivió en Lomas de Zamora una ola de delitos que inició con el asesinato de Agustín Bustamante, de tres años, y continuó con la muerte de un matrimonio en un secuestro extorsivo y de un camionero que quiso evitar una entradera.