20 de Septiembre de 2020

Intendentes le exigieron a Vidal la implementación de la Emergencia Alimentaria

Con el apoyo de la Iglesia, unos 20 jefes comunales peronistas le presentaron una carta a la gobernadora pidiendo el giro de partidas de comida a los municipios.

En un marco de creciente demanda social de los sectores más postergados por la crisis económica, un grupo de intendentes del Frente de Todos le presentaron una carta a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, en la Casa de la Provincia en Capital Federal, exigiendo que declare Emergencia Alimentaria y mande partidas de comida a municipios.

Según el texto, los intendentes piden “que se aumente significativamente la cantidad de alimentos para familias y comedores, además, aumentar los cupos para comedores escolares. Conjuntamente, resulta fundamental, desarrollar una apertura de comedores escolares en colegios secundarios y de formación de adultos”.

Asimismo, exigen a Vidal que “instruya a la Agencia de Recaudación de la Provincia (ARBA) que considere la situación critica en la que se encuentran los pequeños comerciantes -y en especial lo de los barrios más humildes- para que encuentre los mecanismos administrativos y legales que posibiliten flexibilizar las obligaciones tributarias que recaen sobre ese sector”.

Entre los jefes comunales que presentaron la nota se encontraban ​​​​​​Verónica Magario (La Matanza), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alfredo Fisher (Laprida), Hernán Ralinqueo (25 de Mayo), Mario Secco (Ensenada), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Walter Festa (Moreno), Marcelo Santillán (Gonzáles Chaves), Juan Pablo de Jesús (La Costa), Oscar Barrera (Villa Gesell), Héctor Olivera (Tordillo), Ricardo Casi (Colón), Hernán Yzurieta (Punta Indio), entre otros.

Cabe destacar que, en una nota firmada por el monseñor Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora, la Pastoral advirtió que “ante el grave crecimiento de la pobreza, el desempleo y el aumento indiscriminado del precio de los alimentos en la canasta básica, nos encontramos en una situación de emergencia alimentaria y nutricional”. El alarmante comunicado de la Iglesia advirtió que esta situación afecta “esencialmente a los más vulnerables, en especial a los pequeños”.