Viernes 06 de Diciembre de 2019

Kicillof define a su equipo económico y empieza a trazar números

El gobernador electo ya tiene resueltos los cuatro cargos principales para el manejo de la economía provincial. En ese marco, afina la calculadora para gastos, ingresos y deuda a tomar en 2020.

En las últimas horas trascendieron los nombres principales que maneja Kicillof para ubicar en su staff económico, como así también sus primeras ideas sobre el presupuesto que elaborará para 2020.

El dato principal es que Pablo López sería el ministro de Economía. Fue secretario de Finanzas nacional cuando Kicillof fue ministro nacional de Cristina Fernández de Kirchner y estuvo a cargo de la negociación con los "Fondos Buitre". De él dependerá qué hacer con la deuda bonaerense que asciende, según sus cuentas, a 12 mil millones de dólares.

"El más experimentado del equipo de Kicillof, es Pablo Lopéz" aporta una fuente sobre la futura negociación de la deuda en Provincia.

Ahí confluyen, además de López, Juan Cuattromo (a quien Kicillof quiere como presidente del Banco Provincia), Agustín Alvarez que iría de viceministro de Economía y Cristian Girard, que aparece como número puesto para estar al frente de ARBA, el organismo recaudador.

Además del proyecto de Presupuesto 2020, Kicillof trabaja sobre la Ley Tributaria y sobre la Ley de Ministerios con la que pretende introducir retoques en el esquema de gobierno bonaerense.

Uno de ellos es Producción, donde irá Augusto Costa, y que se pensó como un "superministerio" que incluya Agro, Ciencia y Tecnología. En verdad, el gobernador todavía no resolvió si Agroindustria quedará, o no, como cartera autónoma.

"En algunos aspectos conviene, en otros no" apunta un colaborador del gobernador electo y da otra referencia: reprocha que Vidal creó un ministerio de Ciencia y Tecnología pero "sin presupuesto y sin competencias reales".

Hay otra pista: Kicillof cree que algunos ministerios están sobredimensionados y que hay que poner "racionalidad y planificación".

El gobernador electo evaluó, por un tiempo, dejar la discusión sobre el Presupuesto 2020 para marzo cuando se retomen las sesiones ordinarias pero ahora cambió de plan: esta semana se convocará a sesiones extraordinarias y en diciembre, habrá sesiones para tratar, entre otros temas, esos proyectos.

Los gastos para el 2020 rondarían, como piso, los 1.300 millones de pesos, que incluyan la previsión para cubrir los 2.600 millones de dólares de deuda -unos 180 mil millones de pesos-.

A mediados de enero, Kicillof deberá hacer frente a una cancelación de deuda por U$S 570 millones. Parte es con ANSeS y la debe renegociar; otra es en dólares y con tenedores, que deberá "pagar o defaultear".

Eso dispara otra pregunta. ¿Cuántos millones necesitará Kicillof de Nación, con los mercados internacionales cerrados, para el 2020? Un cálculo arroja que serían entre 60 y 10 mil millones de pesos.

Desde la oposición, ya avisaron que acompañarán sin objeciones los cambios en la Ley de Ministerios y, a priori, no ponen repartos sobre el presupuesto/impositiva en la medida que no implique aumentos de impuestos.

Kicillof debe, además, resolver cuestiones operativas: una de ellas es la aprobación del presidente del BAPRO -Cuattromo, ex BCRA- y los directores aunque eso podría esperar porque requiere una negociación con la oposición.

Hay otro pliego importante, la Dirección de Educación, ministerio que requiere aprobación parlamentaria. Ya hay un nombre para ese lugar: Agustina Vila, la politóloga que trabaja hace tiempo junto a Kicillof.