Sábado 07 de Diciembre de 2019

El peronismo “dialoguista” cerró encuentro en la Casa Rosada

El mismo fue propiciado por el diputado Diego Bossio. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio encabezó la reunión en la que se habló de política, coyuntura y obras para las comunas.  El mismo se dio luego de las críticas de CFK a determinados sectores del peronismo. 

La asunción de una nueva conducción al frente del Justicialismo bonaerense conformó, por un lado, un grupo de intendentes, diputados y dirigentes peronistas que llevan la bandera del dialogo, la unión y la renovación como estandarte. Por el otro, con la figura de Cristina Fernández de Kirchner a la cabeza, se mantiene un sector menos dialoguista, más beligerante que se muestra abiertamente como un sólido bloque opositor del gobierno de Macri.  Ambas partes de este peronismo fraccionado que viene manifestándose en acciones concretas, sigue diferenciándose uno del otro.

En la tarde de ayer, y a partir de una propuesta del diputado Diego Bossio, el ministro Rogelio Frigerio recibió a un grupo de intendentes peronistas bonaerenses, justo después que la senadora Cristina Fernández lanzara críticas a sectores del peronismo que dialogan con el Goierno e incluso colaboran en la sanción de leyes, como viene sucediendo con el Pacto Fiscal, Presupuesto 2018 y Reformas previsionales.

En el encuentro participaron los mandatarios comunales Martín Isaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown), el ex titular del ejecutivo de Bolívar, Eduardo “Bali” Bucca y el intendente de Merlo, y flamante titular del Partido Justicialista bonaerense Gustavo Menéndez, que luego del encuentro con Frigerio, ofició como vocero ante la prensa acreditada en Casa Rosada. En la cita también participó el titular del bloque PRO de la Cámara de Diputados Nicolás Massot.

Aunque el viento de cola de la cita tuvo que ver con los señalamientos de CFK, la reunión con Frigerio giró en torno a tres preocupaciones clave para los intendentes: financiamiento federal de obras municipales, relación política con la Casa Rosada y control del nuevo Fondo del Conurbano que, a partir del año que viene, implicará un ingreso extra de 65 mil millones de pesos para la administración de María Eugenia Vidal.

“Es evidente que Menéndez quiere abrir el diálogo con la Rosada a diferencia de lo que hacía su antecesor Fernando Espinoza (mandatario comunal de La Matanza). Ellos están buscando armar algo nuevo, y a nosotros nos sirve, pero tanto Bossio como Menéndez necesitan anclaje”, resumió un funcionario de Frigerio presente en la reunión.

Por su parte,  y ya finalizado el encuentro Menedez detalló los temas de agenda convocantes pero en el final remarcó la preocupación de los intendentes peronistas sobre el reparto discrecional de recursos.  “Cuando un gobierno llega al poder tiene el control de todas las herramientas. Lo que vemos es que luego de dos años ahora estamos a la mitad de camino y este camino es muy auspicioso”, cintureó luego de la crítica . Sin embargo, luego de las aclaraciones políticas, Menéndez se explayó sobre el Fondo del Conurbano. “Hay que recordar que nosotros apoyamos a la Provincia de Buenos Aires en la firma del pacto fiscal. Hay 20.000 millones de esos casi 65.000 millones, que van a componer la masa directa de coparticipación para todos los municipios de la provincia, pero todavía falta trabajar la forma en que se va a ejecutar el resto de ese dinero, habida cuenta que es una gran oportunidad porque nos sentíamos verdaderamente discriminados”, sostuvo el intendente en referencia a los 40.000 millones de pesos que no son coparticipables y que los mandatarios quieren controlar.