Lunes 30 de Noviembre de 2020

Reelecciones indefinidas: los intendentes recibieron el apoyo de Alberto Fernández

En un almuerzo en Avellaneda, el presidente cuestionó los límites que se establecieron para las reelecciones municipales en la ley votada en 2016. Se abre la chance de una vuelta atrás.

El presidente Alberto Fernández recibió un encendido aplauso de un nutrido grupo de intendentes bonaerenses cuando les dio su apoyo para avanzar en una estrategia que les permita evitar la Ley 14.836, la cual en 2016 puso fin a las reelecciones indefinidas de intendentes, concejales, legisladores y consejeros escolares.

El mensaje del mandatario fue pronunciado en una cumbre privada, al cabo del acto en Avellaneda que encabezó junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el intendente anfitrión, Jorge Ferraresi. Allí, mientras degustaban un asado, el jefe de Estado recordó a Néstor Kirchner, de quien dijo haber aprendido "la importancia de tener buenos intendentes". Aludía, de esta manera, a las obras de ampliación del Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús en las que había trabajado Ferraresi.

"Después se habla de las reelecciones sí o las reelecciones no, yo digo que si hay funcionarios que por una cuestión de cercanía son controlados, son los intendentes", expresó Fernández sin que mediara una consulta previa y agregó: “Cuando un intendente es elegido dos o tres veces, es porque los vecinos lo votan y quieren que siga siendo intendente. Y nosotros no podemos ir en contra de la voluntad popular”.

Kicillof también se sumó a los aplausos, al igual que el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, quien ya había dictaminado sobre el tema en el encuentro de la semana pasada en Lomas de Zamora, cuando pronunció un breve pero claro discurso en favor de las reelecciones indefinidas. Allí, ante un grupo más chico de intendentes, Fernández ya había mostrado su aval a que los intendentes buscaran una alternativa a la ley de reelección indefinida.

Se entiende: ante las tensiones internas en el Frente de Todos, Fernández decidió recostarse en los intendentes, quienes a su vez encuentran cobijo ante la distancia que mantienen con Kicillof, pese a que Cristina Kirchner insiste en que se alineen con el gobernador.

Al almuerzo con el presidente se quedaron Fabián Cagliardi (Berisso), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Fernando Espinoza (La Matanza), Marisa Fassi (Cañuelas), Gastón Granados (Ezeiza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Nicolás Mantegaza (San Vicente), Mayra Mendoza (Quilmes), Mario Secco (Ensenada), Andrés Watson (Florencio Varela), Hernán Izurieta (Punta Indio), Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Lucas Ghi (Morón), Julio Zamora (Tigre), Juan Ignacio Ustarroz (Mercedes), Santiago Maggiotti (Navarro) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

Tras el aval de Fernández, ahora los intendentes evaluarán la estrategia a seguir para ver cómo pueden esquivar la ley que se aprobó en la Provincia durante la gestión de María Eugenia Vidal, en un acuerdo con sectores massistas, hoy encolumnados dentro del Frente de Todos.

Entre las opciones, a la posibilidad de judicializar el tema y avanzar con un pedido de inconstitucionalidad de aquella ley, se analiza impulsar una ley que derogue esa iniciativa en la Legislatura. "Tenemos tiempo. Lo importante era tener el apoyo del presidente. Hoy nos volvemos muy tranquilos", sintetizó un jefe comunal.

El tema encuentra adhesiones no sólo en el Frente de Todos: en Juntos por el Cambio, hay dirigentes que admiten en privado su disconformidad con aquella ley y la necesidad de encontrar una salida en conjunto con el oficialismo para poder ser reelectos.