Miércoles 19 de Febrero de 2020

Reencuentro en el peronismo de Avellaneda: Ferraresi se reunió con Cacho Álvarez

El actual intendente de Avellaneda y su antecesor se mostraron juntos por primera vez después de haber roto su relación hace 8 años.

Desde que se declararon la guerra en 2012, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y el su antecesor, Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera, no volvieron a mostrarse juntos. Hasta ayer.

“Nos reunimos con el ex intendente Baldomero Álvarez de Olivera. Analizamos los avances que tuvo el municipio y los proyectos que tenemos para seguir creciendo”, publicó Ferraresi en sus redes sociales, con una foto de ambos abrazándose entre sonrisas.

Esto formaría parte de la premisa del Frente de Todos de marcar amplitud y recibir a dirigentes peronistas o afines que se alejaron del kirchnerismo. No obstante, este acercamiento también tendría que ver con una estrategia que combina intereses.

Es que Ferraresi ya piensa en dar el salto en los próximos años hacia un cargo provincial o nacional, mientras que su antaño referente político quiere volver a tener un lugar predominante en el Municipio.

LA HISTORIA

En 2009, Álvarez fue convocado por el entonces gobernador bonaerense, Daniel Scioli, para el Ministerio de Desarrollo Social. Fue así que Ferraresi, primer concejal de la lista ganadora de 2007 y secretario de Obras Públicas de la comuna, asumió la intendencia de Avellaneda.

Luego de ser ratificado intendente en las elecciones de 2011, Ferraresi ganó autonomía y se pegó rápidamente al kirchnerismo más férreo, mientras que Álvarez ganaba una banca en el Senado bonaerense tras ver fallida su intención de ir como vice de Scioli en la Gobernación.

Ferraresi blanqueó a mediados de 2012 su intención de despegarse de Álvarez y comenzó con la maniobra de retirar del Ejecutivo comunal a los funcionarios que quedaban de la época de “Cacho”.

Para 2015, Álvarez pensaba impulsar a Scioli a la presidencia y para ello formó La Juan Domingo, un armado de dirigentes disconformes con el cristinismo. Pero como Scioli jugó dentro del Frente Para la Victoria, el armado de Cacho desembarcó en el Frente Renovador de Sergio Massa.

Tras un par de fracasos electorales del massismo, Álvarez se marchó a Cambiemos bajo el ala del Partido Fe, comandado entonces por Gerónimo “Momo” Venegas.

Tras la muerte del titular de UATRE, la “pata peronista de Cambiemos” quedó a la deriva y allí apareció Miguel Ángel Pichetto para congregarlos hacia la continuidad del macrismo, pero a Cacho no le dieron lugar para ser candidato a senador bonaerense por Juntos por el Cambio en las elecciones del año pasado.

A su vez, su hijo, Maximiliano Álvarez de Olivera, se postuló desde el lavagnismo como candidato a intendente por Consenso Federal, pero Ferraresi se impuso holgadamente en el distrito.