Lunes 30 de Noviembre de 2020

Referentes de Cambiemos, progresistas y libertarios coincidieron en buscar “puntos de encuentro”

Rodríguez Larreta, Vidal, Frigerio, Stolbizer, Lousteau, Facundo Manes y López Murphy se mostraron juntos en un encuentro convocado por el MID (desarrollismo) y todos compartieron un mensaje “anti grieta”. La mira puesta en 2021.

En conmemoración por el nacimiento de Rogelio Julio Frigerio, abuelo del ex ministro del Interior de Cambiemos, se realizó el “Día del Amigo Desarrollista”. Bajo esa convocatoria, se pudo ver a un grupo de figuras de la oposición reunidos en la casa del MID, cuna del desarrollismo argentino.

Con siete oradores en el encuentro se habló de la importancia del diálogo y de la búsqueda de consensos con un claro mensaje anti grieta, con la idea de potenciar la moderación. En ese marco, Rogelio Frigerio, nieto del homenajeado, sumó a pesos pesados de la oposición: Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Margarita Stolbizer, Ricardo López Murphy, Martín Lousteau y el neurocientífico Facundo Manes.

Cada uno tuvo en sus manos una frase de Arturo Frondizi: cada uno leyó una de las frases y la comentó con una mirada a futuro. El acto, moderado por el periodista Paulino Rodrigues, le pidió a quienes observaban el encuentro por YouTube y redes sociales que elijan su preferida. El organizador del encuentro fue el subsecretario de Gobierno porteño, e histórico asesor de Frigerio, Mauricio Colello.

El primero en hablar fue Frigerio, quien planteó: “Esta reunión intenta que personas con distintas historias puedan sentarse juntos, por lo menos, para ver en qué estamos de acuerdo, ver qué cosas estamos de acuerdo en reivindicar del gobierno de don Arturo Frondizi. Esto tiene que llevarnos a construir un lugar de consensos básicos para la Argentina”.

Además, contó que los anteojos, una característica de Frondizi, quedaron como una marca política. “A tal punto que se operó los ojos y se mandó a hace unos anteojos sin graduación”, reveló.

Luego fue el turno de Vidal, quien fue la única que se mostró por Zoom y pidió disculpas ya que hoy le festejaba el cumpleaños a una de sus hijas. Expresó que le tocaba compartir un encuentro con “todas personas que valoro y respeto. Ojalá sea un lugar para el encuentro de todos”.

“La historia no nos perdonaría la desunión y la pasividad. Por eso tenemos que buscar puntos de encuentros desde los valores comunes”, manifestó.

Por su parte, más serio, fiel a su estilo, López Murphy habló del exceso de impuestos en el país y habló de la historia económica. El “Bulldog” pretende jugar por afuera de Juntos por el Cambio el año que viene y está armando un frente liberal republicano junto a los partidos Demócrata Nacional y Autonomista, entre otros.

Entre sus íntimos dejó en claro que participó porque considera que “se necesita mucho diálogo a pesar de las diferencias para hacer una gran coalición en el 2023 para ganarle al oficialismo”.

Stolbizer, en tanto, destacó que se trató de “un encuentro grato y oportuno”. “Se habla mucho de lo colectivo y eso es una construcción pendiente”, agregó.

“Para el desarrollo se necesita generar un clima, una certeza, de seguridad. La Argentina sufre un grave problema de representación: instituciones poco confiables. Sobre todo las instituciones vinculadas a la política, el sindicalismo y la justicia están al tope de la desconfianza social”, opinó la líder del GEN. En ese marco, concluyó: “El acuerdo requiere diálogo”.

Por su parte, el radical Lousteau ahondó sobre las políticas macro económicas que implicó el desarrollismo. “Había una concepción de país”, apuntó.

“Hay que salir de la haraganería intelectual y ser más ambiciosos en lo que queremos tener. Los problemas de la Argentina son siempre los mismos. El único tema es que no discutimos la democracia sino la calidad de la democracia”, agregó el senador.

A su turno, Manes habló de la importancia de la ciencia y la educación como ejes del desarrollo. “Tenemos que cambiar la decadencia crónica, no solo material, sino ética y moral”, dijo el neurocientífico. “La gente no cree, los argentinos están resignados, los jóvenes no creen en la política, y solo creen que funciona para los políticos. Debemos cambiar. La política debe hacer una autocrítica y convocar a todos los sectores para pensar la Argentina que nos merecemos”, añadió.

“Hay que sacar el país de la depresión. Y hay que invertir en educación, en la ciencia, en la tecnología y vincularlo a la producción. Soy optimista porque nunca hicimos el tratamiento correcto y hay expectativas, nadie tiene expectativas de algo muerto”, cerró Manes.

Para el final le tocó a Larreta. “Yo venía a este comité hace 35-40 años. Soy ahijado de don Rogelio abuelo. El MID hacía reuniones en mi casa todos los días, y yo tenía 6, 7 años en pijama. Mi viejo era militante de siempre”, recordó.

Y arrancó: “La vigencia de la visión de Frondizi: se encontró con un país muy difícil. Él pulverizó la inflación, logró autoabastecimiento energético, hizo un plan de obras públicas y dio un paso enorme en la integración al mundo”. Y destacó: “La pregunta es: si coincidimos que es uno de los más grande estadistas, ¿cómo no le dimos continuidad a esa visión?

 “El desafío de la Argentina es eliminar las antinomias. Para tener un plan de desarrollo se requiere un consenso amplio. Podemos votar una ley, pero viene otro gobierno y la cambia”, dijo Larreta.

“Los presidentes han sido fundadores: quieren empezar de cero. Tenemos que pensar más allá de un mandato presidencial”, dijo. Y abrió el abanico de alianzas a futuro: “Nosotros incluimos a Espert y al socialismo. Hoy trabajo con Martín muy bien, trabajamos con el GEN, con la CC y es el modelo para llevar a la Argentina”.

“No es realista pensar que podemos ganar desde la grieta y después gobernar sin grieta. Por eso sostengo mantener el diálogo y el consenso. Un consenso más amplio de lo que permite ganar una elección”, concluyó.

Sobre el final, la frase más elegida por redes fue: “Sellar definitivamente de las y los argentinos”. En ese momento, le tocó cerrar a Frigerio. El ex ministro concluyó: “Apostar al enfrentamiento, construir políticamente desde la confrontación con el otro es muy fácil, pero esto, construir puentes suena a quimera pero es imprescindible”.