Miércoles 20 de Marzo de 2019

El Tribunal de Cuentas cambia su estructura y Grinberg queda relegado

El organismo votó modificaciones y creó una nueva secretaría, la cual abre la posibilidad de que los cargos sean ocupados desde la política y no desde el personal de carrera.

En su último plenario, el Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires llevó a cabo una votación clave, de la cual salió desfavorecido el presidente del organismo, el radical Eduardo Grinberg.

Cabe recordar que en diciembre pasado, el Senado aprobó los pliegos de los nuevos vocales, y juraron el en tribunal los oficialistas Ariel Pietronave y Gustavo Diez, el massista Daniel Chillo, y Juan Pablo Peredo, que responde al intendente peronista Martín Insaurralde.

Pietronave, Diez y Peredo votaron en sintonía en esta oportunidad. Fueron, además, los que impulsaron un cambio de estructura y de reparto en el manejo del Tribunal. De esta manera, un par de secretarías y direcciones que dependían directamente de Grinberg pasaron a depender del plenario.

El cambio consiste en la creación de la Secretaría de Asuntos Jurídicos; que solapa funciones con la ya existente Secretaría de Asuntos Contables y Jurídicos. Dicha modificación abriría la posibilidad de que diversos cargos estratégicos dejen de ser ocupados por personal de carrera y pasen a manos de funcionarios nombrados por la política.

La Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC), el gremio que nuclea a los trabajadores del Tribunal de Cuentas, salió a advertir sobre esa posibilidad y reclamó que no se avance en esa dirección. “La modificación de los requisitos atenta drásticamente contra la histórica carrera profesional del organismo, vulnerando además principios fundamentales como conservar un criterio profesional independiente, ajeno a todo tipo de presión política y con la garantía de estabilidad que asegure la mayor objetividad técnica”, afirmó el titular del sector, Pedro Fernández.